LA MAYOR INSEGURIDAD DE LOS SIGNOS DEL ZODIACO

Todos tenemos inseguridades y el que te diga que no, deja decirnos, que te está mintiendo de manera descarada. Todos, repetimos, todos, tenemos algo que nos lleva al terreno pantanoso de la falta de confianza. Y, nadie, ha pasado por la vida sin verse, cara a cara, en situaciones en las que considera que nada va a salir bien, en las que considera que nadie le apoya o que no es suficientemente en algo. ¿Quieres saber cuál es la imperiosa inseguridad de todos cuantos te rodean? Pues, nosotros vamos a contártelo todo en este artículo sobre la mayor inseguridad de los signos del Zodiaco.

Aries

Aries es un signo con un gran poderío y una fuerza interior nunca vista: no en vano es considerado el guerrero del Zodiaco. Sin embargo, bajo esta capa de superhéroe, Aries es una persona insegura a la que no le gusta, para nada, ser visto como una persona aburrida, tranquila y poco original. En definitiva, Aries ha nacido para liderar y se pone de los nervios cuando percibe una pérdida de dominio por su parte.

Tauro

Tauro es una persona a la que le gusta la comodidad y el confort, por lo que no es de los que suele darle oportunidades a la vida. Le encanta su zona de confort y es que, para él/ella, lo mejor es vivir poco a poco, disfrutar del momento y no arriesgar demasiado. Por ello, te aseguramos que el mayor miedo de Tauro es el cambio y su mayor inseguridad es no ser capaz de mantener la situación que tan feliz le hace y tan pocos problemas le trae.

Géminis

Lo peor para Géminis sería quedarse solo, sin amigos, sin nadie con quien hablar ni pasarlo bien. Y esta es, al fin y al cabo, su mayor inseguridad: ¿Será capaz de atraer la atención de las personas toda su vida para evitar esta soledad que tanto le aterra? Lo cierto es que sí. A Géminis, no le hace falta mucho para estar bien con la gente: es creativo, directo, inteligente y muy social. Lo único que debe hacer es creer un poco más en sí mismo y dejar de lado todos los miedos que solo le generan conflictos internos.

Cáncer

La vulnerabilidad de Cáncer es su mayor inseguridad y es que sabe que, por mucho que quisiera, no siempre va a poder estar al lado de los suyos ni protegerles de todos los golpes de la vida. Por ello, hace todo lo que sea necesario, todo, para evitar sentirse vulnerable. Si hay algo que caracteriza a los que han nacido bajo la influencia de este signo es el amor que ofrecen a los demás: les encanta sentirse queridos y hacer que los demás se sientan igual. Les encanta sentirse protegidos y seguros, y esto es lo mismo que quieren ofrecer a los demás.

Leo

A Leo, le encanta ser el centro de atención y ver que todos sus esfuerzos tienen resultados. Se molesta muchísimo cuando no se le trata con los “honores” de los que, según él, es merecedor. Pero, no solamente se trata de ego, sino que es una inseguridad muy arraigada en su corazón: ¿si no le reconocen los méritos es por qué, quizá, no lo haya hecho tan bien?

Virgo

Virgo no soporta la imperfección: todo tiene que estar bien hecho, impecable y se molesta mucho cuando no consigue los resultados que busca. De hecho, es tan analítico y crítico que incluso se hunden con sus dramas. Por este motivo, vamos a decir que la mayor inseguridad de Virgo es ser imperfecto. Sí, como lo oyes: Virgo tiene un miedo horroroso a no llegar a ser lo que los demás esperan de él, a no poder conseguir los resultados que se le piden.

Libra

La mayor inseguridad de Libra aparece cuando debe tomar decisiones y no tiene a nadie que le apoye o, ¿por qué no decirlo? Alguien que lo haga por él. Pese a ser un signo justo, centrado y, sobre todo, moderado, cuando se trata de tomar decisiones, los librianos tienen un gran miedo a equivocarse, a no escoger correctamente y encontrarse en situaciones difíciles que les puedan alterar sus rutinas.

Escorpio

La traición y su falta de control es la mayor inseguridad de un Escorpio. Cuando se sienten traicionados, los Escorpio suelen reaccionar bruscamente y de la manera menos esperada. Son personas muy intensas, misteriosas y muy inteligentes, por lo que no se sabe por donde van a salir. Son impredecibles y siempre se aseguran de que, aquellos que les juegan una mala pasada, se acuerden de ellos toda su vida. Sin embargo, incluso ellos mismos se dan miedo cuando empiezan a tramar su venganza y ven de todo lo que son capaces.

Sagitario

Sagitario es el signo de la vida, de la suerte, de la diversión. No hay nada que le guste menos a un Sagi que sentirse atado, a perder su libertad y, precisamente, este es el origen de su mayor inseguridad. Son personas que les temen a las restricciones y no saben qué hacer para librarse de ellas. Por esto mismo, se lo piensan mucho a la hora de comprometerse con algo. No es que no puedan ser fieles ni leales, pero sí deben asegurarse de que encuentran la persona adecuada, la que les permitirá vivir su vida.

Capricornio

Capricornio es una persona muy responsable y un tanto obstinada cuando se trata de conseguir lo que se propone y aquí es donde nace su mayor inseguridad: el miedo al fracaso. Cuando hablamos de un Capricornio, estamos hablando de alguien que sabe muy bien lo que quiere y que no se rinde fácilmente. Pero, a veces, él mismo puede ser su propio enemigo: cuando se imagina fallando en algo que es importante para él, todo su mundo se derrumba. Suerte que es un signo muy inteligente y emocionalmente estable: sabe cuándo la mente le juega una mala pasada y sabe reiniciar sus pensamientos.

Acuario

Acuario se caracteriza por ser una persona fuera de lo corriente y le encanta esta personalidad tan “rara” que tiene. De hecho, es uno de sus mayores atractivos: todo el mundo se enamora de él por su excentricidad y, por ello, podemos decirte que su mayor inseguridad es acabar convertido en alguien más del montón.

Piscis

Piscis es un soñador y su mayor miedo es darse de narices con la dura realidad. Sin embargo, y por mucho que lo deteste, esto es algo que no va a poder evitar. Por mucho que planee, un Piscis debe entender que la vida hace, la mayoría de las veces, lo que le da la gana. Y esto es, precisamente, lo que le genera pánico: no ser capaz de vivir sus fantasías, tener que adaptarse a la rutina y enfrentar la realidad de la vida.